Lagrimas de una paloma sin corazón

Caminaba yo por el bosque y vi que una hermosa paloma de ojos claros se encontraba llorando... me acerque y le dije: ¡ oh blanca paloma porque lloras en primavera ! ¡ oh blanca paloma porque ensangrentado tienes el pecho ! acaso has escapado de las manos de un vil cazador. porque en vuelo no te elevas y te pierdes en el horizonte de este infinito cielo azul. Entonces ella dijome: " llorando me encuentro y herido tengo el pecho porque un día me enamore y entregue mi corazón a un ingrato, más este cual relámpago en la tormenta desapareció así de repente y llevose el corazón mió, lo he buscado en los aires y no lo he hallado lo he buscado en los mares y tampoco lo encontré si no encuentro mi corazón moriré.. " Entonces yo cual valiente caballero me propuse encontrar su corazón. y así camine por las alturas, por los mares navegue mas rastro ninguno encontré. triste y decepcionado sentome a descansar bajo un viejo árbol, disponiame a sentar mas al lado mió alcance ver un pequeño corazón ensangrentado que latía desesperado.. la tome entre mis brazos y presuroso me dirigí hacia donde se encontraba la paloma Caminando ya de noche solo acompañado de la luz de luna llena Llegue a la paloma y le dije: ¡ oh blanca paloma aquí tienes tu corazón ! mas ella muy triste alcanzo a decirme: "es muy tarde ya oh valiente caballero ya es muy tarde"... y levanto sus alas pensé yo que habría de marcharse mas ella miro al cielo cayo al piso y al instante expiro. Corrí, la tome entre mis brazos y la puse al lado de su corazón que en esos momentos aun se encontraba latiendo. Lagrimas cayeron sobre mis mejillas y cuando cuenta me di el corazón que tenia entre mis brazos se había enfriado y no latía. me senté en el piso sosteniendo a la paloma y a su corazón ambos ya muy fríos, mientras en ese instante comenzarón a caer
gotas de agua del cielo,
estaba lloviendo, es como si Dios estaría llorando por lo sucedido. Mire a la luna y le dije: solo tu serás testigo de lo que sucedió aquí mas ella respondiome diciendo: no joven caballero, también las estrellas son testigo, entonces mire el cielo y allí estaban las estrellas silenciosamente se encontraban contemplado todo lo sucedido.
autor: yoel ventura rivera
Compartir esta noticia
  • Share to Facebook
  • Share to Twitter
  • Share to Google+
  • Share to Stumble Upon
  • Share to Evernote
  • Share to Blogger
  • Share to Email
  • Share to Yahoo Messenger
  • More...
 
Posts RSSComments RSSBack to top
© 2011 Heraldo 21 ∙ Designed by BlogThietKe
Released under Creative Commons 3.0 CC BY-NC 3.0