Chile: Destrucción, dolor y desolación

Quíen imaginaria que no sólo el terremoto de valdivia del año 1960 quedaria en la historia Chilena sino que un nuevo movimiento sísmico  a tan solo 50 años de aquel 22 de mayo de 1960 también pasará a la historia por el dolor que dejó.

Si bien es cierto que no sólo Valdivia fue afectada por el famoso terremoto de 1960, es la ciudad donde se registró aquella tristemente célebre intensidad record de XI a XII en Escala de Mercalli y 9,5 en Escala Richter. Simplemente el mayor movimiento telúrico jamás registrado.
El terremoto ocurrió el 22 de mayo de 1960 a las 15,11 horas (19,11 GMT) y fue percibido en todo el cono sur de América.
El epicentro se localizó a 39.5° de Latitud Sur y a 74.5° de Longitud Oeste
El hipocentro se ubicó a 60 kms de profundidad.
2.000 personas murieron (4.000 a 5.000 en toda la región), 3.000 resultaron heridas. 2.000.000 perdieron su hogar.
Los ríos cambiaron su curso. Nuevos lagos nacieron. Las montañas se movieron. La geografía, como nunca se había visto, se modificó marcadamente.
En los minutos posteriores un Tsunami arrasó lo poco que quedaba en pie.
El mar se recogió por algunos minutos y luego una gran ola se levantó destruyendo a su paso casas, animales, puentes, botes y, por supuesto, muchas vidas humanas.
Algunas naves fueron a quedar a kilómetros del mar, río arriba.
Como consecuencia del sismo, se originaron tsunamis que arrasaron las costas de Japón (138 muertes y daños por U$ 50 millones), Hawaii (61 muertes y U$75 millones en daños), Filipinas (32 muertes y desaparecimientos). La Costa Oeste de Estados Unidos también registró un tsunami que provocó daños por más de U$ 500.000.

El sábado 27 de febrero del 2010 a las 3:34 minutos de la madrugada, un terremoto de 8.8 grados en la escala de Richter sacudió Chile, la misma que se encuentra  en situación de emergencia, a los pocos minutos las primeras noticias empezaban a circular por Internet. Posteriormente se han llegado a repetir hasta 130 réplicas de entre 6,2 y 5,4 grados de magnitud.
Servicio eléctrico y muchas telecomunicaciones están cortados, incluida la fibra óptica principal de Santiago.
El terremoto que devastó el centro-sur de Chile arrasó literalmente la ciudad de Constitución, en la provincia de Maule (500 km al sur de Santiago). Y después del terremoto vinieron tres olas gigantescas, de unos 15 metros cada una, y se tragaron la tierra entre las 3:40 y las 06:30 de la mañana del amanecer del 27 de febrero. "Estamos vivos de milagro", dijo una mujer que el lunes dio a luz en un improvisado hospital. "Y así le puse a mi hija, Milagros, porque nunca olvidaré esa noche".
A casi 96 horas de ocurrida la tragedia la escasez de insumos crece y millones de chilenos están desesperados. Los saqueos, la falta de autoridad política, la falta de agua potable, energía eléctrica y agua potable se mezclan con la agonía de miles de sobrevivientes que preguntan adónde están las autoridades municipales, regionales y nacionales.
"Nadie ha venido hasta acá, solo ustedes los periodistas", dijo a un equipo de la televisión chilena una pobladora de la comuna de Chanco, zona del epicentro del terremoto de 8.8 grados, el de mayor intensidad en los últimos 50 años en Chile. "No tenemos nada que comer, no tenemos agua, no tenemos casa, no tenemos nada".

El gobierno de Santiago confirmo que dos barcazas de la Marina zarparon la noche del lunes rumbo a la zona de Maule para asistir a las víctimas. Las naves llevan unas 35 mil toneladas de alimentos y maquinaria pesada para la remoción de escombros.
"El problema es que por las noches andan hombres armados robándose todo lo que pueden", dijo un hombre casi al borde del llanto. "No se dan cuenta que todos estamos sufriendo con esta tragedia".

Al igual que en la comuna de Chanco, en dos regiones del centro sur de Chile, Bío-Bío y Maule, los daños son cuantiosos y todavía no han sido cuantificados por el gobierno.
Caletas, balnearios, pueblos, caseríos y ciudades desaparecieron o resultaron con daños severos. Las autoridades indicaron que la reconstrucción podría demorar dos años.
El General Bosco Peche, Jefe de Plaza de la región de Maule, anunció la vigencia de un toque de queda en la zona a partir de las 21:00 y hasta las 06:00 del martes para evitar la continuación de los saqueos.
Esperemos que la comunidad internacional se auna y ayude en este momento negro de la historia chilena.



Compartir esta noticia
  • Share to Facebook
  • Share to Twitter
  • Share to Google+
  • Share to Stumble Upon
  • Share to Evernote
  • Share to Blogger
  • Share to Email
  • Share to Yahoo Messenger
  • More...
 
Posts RSSComments RSSBack to top
© 2011 Heraldo 21 ∙ Designed by BlogThietKe
Released under Creative Commons 3.0 CC BY-NC 3.0