Crecimiento sin recalentamiento: reto del próximo presidente de Perú

Quien sea el ganador tendrá que mantener el mismo camino de la economía más próspera de AL.


Este domingo se realizará la primera vuelta de la elección presidencial de Perú, en la que cuatro candidatos se disputarán el paso a la segunda vuelta (el 5 de junio), pues nadie ganará con más del 50 por ciento de votos en la primera instancia. Cualquiera que sea el ganador de la contienda peruana, tomará las riendas de la economía más boyante de la región, el llamado 'milagro latinoamericano', que en los últimos 12 años ha registrado un crecimiento ininterrumpido -los últimos cinco, al mismo nivel e incluso superior a China-, una inflación controlada, exportaciones récord y, además, uno de los destinos favoritos para la inversión extranjera.



Hace apenas 20 años la nación inca tenía que lidiar con una inflación cercana al 7.500 por ciento, graves problemas de corrupción e inseguridad, una desorganización institucional y pésimos resultados en materia de crecimiento y desarrollo.



Ahora, ese país, al que ni siquiera la crisis financiera internacional originada hace tres años golpeó de manera importante, está sirviendo de ejemplo para otras naciones latinoamericanas y del Viejo Mundo que se han visto sometidas a los efectos del bajonazo económico y en las que se han aplicado dolorosas recetas para evitar su virtual quiebra, como Irlanda, Grecia o Portugal.


Crecimiento del 8,8 por ciento en el 2010, inflación del 2,1 por ciento, exportaciones superiores a 30.000 millones de dólares y la recepción de inversión extranjera por encima de los 10.000 millones de dólares son la carta de presentación económica de Perú.



Sin embargo, los buenos resultados en el plano económico pueden incluso llegar a ser contraproducentes y generar recalentamiento, según le dijeron a EL TIEMPO varios analistas.



Para el economista Juan Pablo Fuentes, de Moody's Analitics, división de la calificadora de riesgo estadounidense Moody's, "hay indicadores que muestran un claro sobrecalentamiento del Perú, como el hecho de que la demanda interna va a un paso mayor que aquel al que la producción está trabajando".


Fuentes le dijo a este diario que esa situación está ocasionando un aumento acelerado de las importaciones para suplir la demanda, lo que ocasionó, al cierre del 2010, un déficit comercial.



Sostenibilidad



De la misma manera se expresó a EL TIEMPO el analista chileno Joaquín Vial Ruiz-Tagle, economista jefe para América del Sur del banco BBVA, quien consideró que los crecimientos acelerados en las economías, como en el caso peruano, no tienen sostenibilidad en el largo plazo.



Así mismo, aunque sin mencionar nombres propios, John Lipsky, subdirector gerente del Fondo Monetario Internacional, dijo recientemente que "para las economías emergentes, que crecen a un ritmo de un 6,5 por ciento o más, sus márgenes de exceso de capacidad ha sido agotados, y como resultado estamos comenzado a ver signos incipientes de sobrecalentamiento".



Para entender la situación, hay que decir que los riesgos de un sobrecalentamiento económico están ligados a un alza de precios y una posterior caída de la demanda y las exportaciones, factores que luego llevan a una baja del consumo y a la puesta en marcha de una política de restricción en el gasto y que al final, incluso, puede generar una recesión.



Pero lo que muchos se preguntan es qué hace especial a la economía peruana.



La respuesta, a decir de Mauricio Cárdenas Santamaría, director de la iniciativa para América Latina del centro de estudios estadounidense Brookings, es que, a diferencia de Chile, Perú tiene una minería muy diversificada con recursos como cobre, oro, plata, estaño, lo que se constituye en un gran activo.



Aprendieron



Cárdenas consideró que tras la severa crisis que soportó a finales de los 80, Perú emprendió una serie de reformas importantes que están dando resultados.



Pero no es solo de la minería de lo que Perú puede estar orgulloso y a donde está llegando el grueso de los flujos de capitales.



Además de esos recursos bajo la tierra, también es uno de los líderes en crecimiento de sus exportaciones, tiene firmados tratados de libre comercio con Estados Unidos, la Comunidad Andina, con algunos miembros del Mercosur, con Tailandia, China, Singapur, Canadá, Corea del sur, Japón, lo tiene adelantado con la Unión Europea, el Efta (Suiza, Liechtenstein, Islandia y Noruega).



Adicionalmente, desde hace más de una década, en Perú se han localizado grandes marcas internacionales que utilizan el país como un centro de maquila textil (fabricación de ropa con materiales importados y con destino exclusivo a la exportación) y por eso es común ver la marquilla Made in Perú en ropa de las marcas Calvin Klein, Zara, Polo Ralph Laurent, Guess, Lacoste, Oakley, New Balance, Adidas, Perry Ellis, Tommy Hilfiger, Armani o Nautica, entre otras.



Pero, hay otras facetas para mostrar en el plano económico del Perú: es el primer productor mundial de plata y está entre el segundo y décimo lugares en caña de azúcar, mango, espárragos, oro, café, uva, cobre, zinc, plomo, estaño, molibdeno, bismuto, telurio, pimentón y alcachofa.



Todo este conjunto de éxitos le han dado a Perú la posibilidad de ser el segundo país en América Latina -tras Chile- con más alta nota para la inversión por parte de las agencias calificadoras de riesgo.



A pesar de los logros, Perú todavía tiene tareas pendientes en materia social, como se lo dijo a EL TIEMPO Paul Phumpiu, economista y gerente del Instituto Libertad y Democracia en Lima, quien advirtió que los avances en reducción de la pobreza han ido más lentos, puesto que en las décadas de los 70 y los 80 un alto porcentaje de la clase media terminó empobrecida y "la sociedad quedó con los muy ricos, que eran una pequeña franja de la población, y los muy pobres, en los que está buena parte del pueblo".



De los 28 millones de habitantes, 10 millones viven en la pobreza, 3 millones no tienen qué comer, un millón de niños tiene hambre y dos de cada cinco niños no tienen agua potable.


Humala asusta en los sondeos

El izquierdista Ollanta Humala, quien moderó su discurso contra el libre mercado, repetiría su triunfo en primera vuelta de hace cinco años, pero tendría que trabajar duro para ganar la Presidencia.



En el 2006 ganó la primera frente a Alan García, pero perdió en el balotaje. Las opciones de voto por el candidato están entre 27 y casi el 30 por ciento.

HOLMAN RODRÍGUEZ M.
REDACCIÓN INTERNACIONAL

Compartir esta noticia
  • Share to Facebook
  • Share to Twitter
  • Share to Google+
  • Share to Stumble Upon
  • Share to Evernote
  • Share to Blogger
  • Share to Email
  • Share to Yahoo Messenger
  • More...
 
Posts RSSComments RSSBack to top
© 2011 Heraldo 21 ∙ Designed by BlogThietKe
Released under Creative Commons 3.0 CC BY-NC 3.0