Los nuevos Congresistas de Huánuco, ¿está usted de acuerdo con su elección?

Al 100% de actas procesadas y 72.9% de actas contabilizadas El candidato Josue Gutierrez Cóndor del Partido Gana Perú es el que encabeza la lista de virtuales Congresistas de la Región Huánuco con 21509 de los  votos a su favor, seguido por Alejandro Yovera Flores del Partido Fuerza 2011 con 14370 de los votos, mientras que  el tercer cupo es ocupada por Carmen Omonte Durand de Perú Posible con 14691.


Seguramente surge la pregunta: ¿y el paisanocuna Jhon Romero?, pues el tiene 12115 (cuarto en el acumulado) por lo que no logra ningún sillón en el Congreso.


Por otro lado es importante dar a conocer la información respecto a la "cifra repartidora" y el "voto preferencial"

El sistema de la cifra repartidora es la fórmula matemática que se utiliza en el Perú para determinar el número de congresistas que debe obtener cada lista de candidatos al Parlamento. El sistema parece complejo pero en realidad es más sencillo de lo que parece. Una breve explicación.

La cifra repartidora está basada en el método creado por el matemático belga Victor D’Hondt a finales del siglo XIX. Entre los sistemas electorales de representación proporcional, el método D’Hondt es el más utilizado en todo el mundo para calcular el número de escaños en las elecciones por listas. Como se recuerda, la representación proporcional busca que el porcentaje de votos obtenido por cada partido coincida grosso modo con el porcentaje de escaños a recibir. Ese es el principio que se utiliza en el Perú.
Dentro de los métodos para calcular el número de escaños de cada lista de candidatos, el método D’Hondt, o cifra repartidora, tiende a favorecer a los partidos más votados. En cambio, fórmulas matemáticas como la Saint-Lague favorecen a partidos más pequeños.
En el Perú, la cifra repartidora se utiliza desde la década de los 60. En la legislación actual, el sistema de la cifra repartidora está claramente detallado en la ley 26859, o Ley Orgánica de Elecciones en sus artículos 29 a 32.
Ahora bien, ¿qué es exactamente la cifra repartidora? ¿Cómo se calcula? Veamos el artículo 30 de la mencionada ley.

Artículo 30.- Para Elecciones de Representantes al Congreso de la República, la Cifra Repartidora se establece bajo las normas siguientes:
a) Se determina el número de votos válidos obtenidos por cada lista de candidatos;
b) El total de votos válidos obtenidos por cada lista se divide, sucesivamente, entre 1, entre 2, entre 3, etc. según sea el número total de Congresistas que corresponda elegir;
c) Los cuocientes parciales obtenidos son colocados en orden sucesivo de mayor a menor, hasta tener un número de cuocientes igual al número de los Congresistas por elegir; el cuociente que ocupe el último lugar constituye la Cifra Repartidora;
d) El total de votos válidos de cada lista se divide entre la Cifra Repartidora, para establecer el número de Congresistas que corresponda a cada una de ellas;
e) El número de Congresistas de cada lista está definido por la parte entera del cuociente obtenido a que se refiere el inciso anterior. En caso de no alcanzarse el número total de Congresistas previstos, se adiciona la unidad a quien tenga mayor parte decimal; y
f) El caso de empate se decide por sorteo entre los que hubieran obtenido igual votación.

Para hacer esta explicación más ilustrativa, veamos un ejemplo. En una determinada circunscripción o localidad, los votantes están llamados a elegir seis representantes. A la elección se presentan cuatro agrupaciones (A, B, C, D). La agrupación A obtiene 42000 votos, la B 31000, la C 15000 y la D 12000. Como en la circunscripción se eligen seis representantes, dividimos el número total de los votos de cada agrupación entre seis, siguiendo el inciso b del artículo 30.


Elecciones ficticias de seis representantes

Partido A Partido B Partido C Partido D

/1 42000 31000 15000 12000

/2 21000 15500 7500 6000

/3 14000 10333 5000 4000

/4 10500 7750 3750 3000
/5 8400 6200 3000 2400
/6 7000 5166 2500 2000
Total de votos: 100000

El cociente más bajo entre los seis primeros es 14000. Éste, a su vez, constituye la cifra repartidora. El siguiente paso consiste en dividir el número total de votos de cada partido entre la cifra repartidora (inciso d de la ley), es decir 42000/14000, 31000/14000, 15000/14000 y 12000/14000. De esas divisiones se desprende que el partido A obtiene tres escaños, el partido B dos y el partido C, uno.

Descargar otro ejemplo más simple del JNE

El voto preferencial

La legislación peruana contempla desde la elección para la Asamblea Constituyente de 1978 la posibilidad de emitir dos votos preferenciales. El voto preferencial altera el orden de cada lista. Así, un candidato que, por ejemplo, en la elección al Congreso por Lima compite con el número 35, pero su lista obtiene solamente ocho escaños puede, con un voto preferencial alto, quedar entre los elegidos de su partido. Veamos lo que dice el artículo 31:
Artículo 31o.- El nuevo orden de los resultados se determina por el número de votos válidos obtenido por cada candidato dentro de su lista. Se colocan en forma sucesiva de mayor a menor en cada una de las listas. De esta manera se obtiene el orden definitivo de colocación de cada candidato en su lista. Siguiendo el nuevo orden, son elegidos Congresistas en número igual al obtenido según lo descrito en el artículo anterior. Los casos de empate entre los integrantes de una lista se resuelven por sorteo.
Los estudiosos de la materia sostienen que el voto preferencial genera luchas internas en los partidos y que, finalmente, atenta contra la organización partidaria misma ya que el orden en que fueron elegidos los candidatos en las elecciones internas puede ser alterado por el elector. De esa manera, se promueve la contienda intrapartidaria. Otro efecto del voto preferencial es que encarece las campañas políticas, puesto que cada candidato al Congreso se ve en necesidad de gastar altas sumas de dinero en publicidad para ganar el voto de los electores. En cambio, si la elección se definiera en base al orden en que se ubican los candidatos en la lista, la motivación de los postulantes al Parlamento en hacer campaña se reduciría al mínimo.

Los partidarios del voto preferencial alegan en vez que éste es indispensable para evitar los abusos de las cúpulas partidarias. Sólo si se tiene la posibilidad de alterar el orden de la lista se puede aminorar el poder de las elites al interior de las organizaciones políticas. El proceso electoral que se acaba de efectuar le da validez a esta tesis. Las elecciones internas que, de acuerdo con la Ley de Partidos Políticos se debían llevar a cabo, han sido en muchos casos un saludo a la bandera y, en muchos otros, han estado plagadas de irregularidades.
Compartir esta noticia
  • Share to Facebook
  • Share to Twitter
  • Share to Google+
  • Share to Stumble Upon
  • Share to Evernote
  • Share to Blogger
  • Share to Email
  • Share to Yahoo Messenger
  • More...
 
Posts RSSComments RSSBack to top
© 2011 Heraldo 21 ∙ Designed by BlogThietKe
Released under Creative Commons 3.0 CC BY-NC 3.0