En el Perú: La mujer de antes y la super mujer de hoy ¿cuanto han cambiado?


Todos los años el 28 de mayo en el mundo se celebra el  Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer por ello es menester de los que hacemos uso de estos medios hacer un análisis  de la salud de la mujer peruana de hoy, la que ha variado con respecto a la salud de la mujer de hace tres o cuatro décadas. Y sin importar en qué se desempeñe, la mujer peruana ha conquistado un trascendental lugar en la sociedad, pero también ha adquirido nuevos hábitos y acelerado estilos de vida que repercuten en su salud.
Lo que hace algunas décadas fue un hecho sorpresivo, ahora es una realidad gratamente consolidada: la realización de la mujer. En base a eficiencia, dedicación, esfuerzo y responsabilidad, el género femenino ha mostrado capacidad para desenvolverse con éxito en ámbitos profesionales diversos, a la vez que ocupa el  papel fundamental en la organización del hogar. Pero esto tiene su lado malo: cada vez más mujeres presentan problemas cardiacos y respiratorios. Sabemos que la mujer, por naturaleza, tiene mayor propensión a sufrir presión arterial alta y enfermedades del corazón. Y el tipo de vida que lleva ahora ha sido determinante para observar incremento en obesidad, diabetes, tabaquismo y alcoholismo.
En efecto, las estadísticas obtenidas en años recientes muestran que la mujer sufre hoy enfermedades que históricamente afectaban solo a los hombres.  Con los nuevos hábitos y estilos se presentan nuevos problemas como el incremento de infecciones de transmisión sexual, por el virus del Papiloma estrechamente relacionado al cáncer de cuello uterino. Por otra parte, el consumo de tabaco ha ido de la mano con una mayor predisposición a sufrir cáncer pulmonar, en tanto que la creciente ingesta de bebidas alcohólicas ha hecho factible la aparición de tumoraciones en el estómago y cirrosis hepática.
 Mención especial merecen la falta de actividad física (sedentarismo), mal manejo de estrés y la dieta rica en grasas, carne y harinas refinadas, pues se trata de hábitos ampliamente difundidos que se vinculan con el sobrepeso, alto nivel de colesterol en sangre, presión arterial elevada y diabetes; todos ellos padecimientos que impactan la salud del sistema circulatorio y son responsables de infarto por falta de irrigación sanguínea, atrofia en riñones y daño al sentido de la vista. A la lista de estos trastornos, hay que añadir uno que ha cobrado relevancia con el aumento en la expectativa de vida: la osteoporosis por pérdida de minerales. Esta condición favorece el surgimiento de fracturas por caída o al realizar esfuerzos, y es consecuencia del climaterio o menopausia. Su principal causa es la disminución de estrógenos.
Por todo lo mencionado, la mujer de hoy debe ser consciente de estas enfermedades y la prevención de las mismas dependen de ella. Por ello, de manera puntual recomiendo visitar periódicamente al ginecólogo a partir de la adolescencia o desde el inicio de la vida sexual.
Compartir esta noticia
  • Share to Facebook
  • Share to Twitter
  • Share to Google+
  • Share to Stumble Upon
  • Share to Evernote
  • Share to Blogger
  • Share to Email
  • Share to Yahoo Messenger
  • More...
 
Posts RSSComments RSSBack to top
© 2011 Heraldo 21 ∙ Designed by BlogThietKe
Released under Creative Commons 3.0 CC BY-NC 3.0